Probamos Hexxa Pay, una tarjeta prepago segura, sencilla y sin vinculación bancaria

Las compras por internet cada vez están más extendidas, una práctica muy habitual en la actualidad a la que algunos usuarios son muy reacios por la desconfianza que les provoca dar el número de su tarjeta a cualquier web.

La marca española Hexxa ha querido aportar una solución para estos usuarios lanzando Hexxa Pay, una tarjeta prepago contactless que nos permitirá pagar en cualquier establecimiento o página web de forma totalmente segura y sin necesidad de vincularla con nuestra cuenta bancaria, un servicio que hemos probado y os queremos enseñar.

El producto en sí no es nada del otro mundo, ya que nos encontramos una tarjeta prácticamente idéntica a la que emiten los bancos, con una cara en color azul y el logo de Hexxa y la otra con el número completo de la tarjeta junto al logo de MasterCard.

Si es cierto que la tarjeta llega con una línea de puntos que podremos recortar haciendo algo de presión para reducir su tamaño a un pequeño cuadrado, lo que nos permitirá llevarla más cómodamente en la funda de nuestro smartphone, cartera o cualquier lugar que se nos ocurra.

Para introducir un poco lo que es Hexxa Pay, se trata de una tarjeta que podremos recargar a través de la web de la propia compañía, lo que nos permitirá comprar en cualquier tienda online o física sin miedo a que se queden todos nuestros ahorros.

Para empezar a utilizar la tarjeta lo primero que tendremos que hacer es acceder a la web pay.hexxa.es para registrarnos y dar de alta nuestra tarjeta Hexxa Pay, un proceso muy sencillo en el que personalmente tuve que invertir menos de 5 minutos.

Una vez se ha dado la tarjeta de alta ya está lista para usarse, además de poder acceder a la plataforma donde podremos recargar nuestra Hexxa Pay y consultar todos los movimientos realizados con ella recientemente.

Os recuerdo que la Hexxa Pay es una tarjeta prepago, así que para poder utilizarla tendremos que añadir dinero con cualquier tarjeta de débito/crédito convencional.

Desde la web de Hexxa o su aplicación para Android podremos cargar la cantidad de dinero que deseemos, aunque debéis tener en cuenta que todas las recargas tienen una comisión de 2 euros, un coste no muy elevado pero que existe y hay que considerar.

Una vez cargada ya podréis pagar con ella en cualquier sitio físico o por internet, libremente y sin ninguna restricción más allá del saldo que tenga la tarjeta, todo de una forma sencilla y con la seguridad y garantía de que vuestra cuenta bancaria permanecerá intacta.

Como veis, la Hexxa Pay es una opción perfecta para aquellos que quieren comprar de forma segura, sin vincular su tarjeta con su cuenta bancaria o simplemente controlar sus gastos recargando únicamente el dinero que están dispuestos a gastar.

Si después de mi análisis estás deseando hacerte con la Hexxa Pay, podrás comprarla a través de la web de Hexxa con un precio de 15 euros.

-Comprar tarjeta Hexxa Pay en su web oficial-

Hexxa Pay
Price: Free

Borja Vivas

Entusiasta de la informática, luchando por hacerse un hueco en la red poniendo en marcha todos los proyectos que había pensado durante años. ¡Voy a por ello!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *