[Review] Cat S31, un móvil con un diseño ultra resistente y un hardware muy ajustado

Ya sea por su trabajo, aficiones o simplemente por ser un poco patoso; hay muchos usuarios que se preocupan por la resistencia que es capaz de ofrecer su nuevo dispositivo; algo en lo que muchos se fijan a la hora de renovar su smartphone y que ha llevado a algunos fabricantes a diseñar dispositivos enfocados a soportar las circunstancias más extremas.

La mayoría conoceréis a Cat por su maquinaria para construcción, aunque la marca se ha convertido en toda una experta en el mercado de los smartphones ultra-resistentes, contando con un amplio catálogo, entre los que figura el Cat S31 que nosotros hemos podido probar durante unos días para hacer este magnífico análisis.

Cat S31


Precio: EUR 329,00
Nuevo: EUR 235,00 En Stock
2º mano: Fuera de Stock

Embalaje y accesorios

En este aspecto el fabricante no ha querido esforzarse demasiado, apostando por un embalaje de cartón bastante compacto en el que predominan los colores negro y naranja, donde la marca presume del diseño de este dispositivo y sus cualidades ultra-resistentes.

Al abrir la caja lo primero que nos encontramos es el terminal, protegido únicamente por una bolsa de plástico, mientras que debajo del dispositivo se encuentran todos los accesorios que el fabricante incluye en el embalaje.

Es cierto que los accesorios incluidos no son nada del otro mundo, encontrando un adaptador a la corriente, un cable microUSB y diversa documentación relacionada con el producto; además de unos auriculares que, sinceramente, no parecer ser de demasiada calidad.

Especificaciones técnicas

  • Procesador Qualcomm Snapdragon 210 Quad Core a 1.4 GHz
  • GPU Adreno 304
  • 2GB de memoria RAM
  • Pantalla IPS de 4.7 pulgadas con resolución HD
  • Cámara trasera de 8MP con flash LED y frontal de 2MP
  • 16GB de almacenamiento interno ampliable mediante microSD
  • Conectividad 4G LTE, WiFi 802.11 b/g/n, Bluetooth 4.1 y aGPS + GLONASS
  • Certificación IP68 frente a agua y polvo
  • Batería de 4.000 mAh
  • Sistema operativo Android 7.0 Nougat
  • Dimensiones de 146 x 74.4 x 12.6 mm y 200 gramos de peso

Y como de costumbre, aquellos que necesiten más información acerca de la ficha técnica de este dispositivo, por aquí os dejo unas capturas de AIDA64.

Diseño

Conseguir que un smartphone ofrezca una resistencia extrema tiene un gran inconveniente, y es que su aspecto se ve algo deteriorado en comparación al resto de dispositivos que acostumbramos a ver en el mercado, un sacrificio que debemos tener en cuenta.

Hay que admitir que en el caso del Cat S31, su fabricante ha hecho un gran trabajo en este aspecto, consiguiendo ofrecer un diseño a la altura sin olvidarse de uno de los pilares fundamentales del dispositivo, que no es otro que garantizar la mayor resistencia posible.

Este terminal cuenta con una frontal en el que podemos ver una pantalla de 5 pulgadas rodeada de unos marcos bastante generosos para ofrecer la máxima resistencia, un gran altavoz, el logo de la firma, una cámara frontal y tres botones físicos.

La parte trasera está fabricada en un material gomoso, y en ella podemos ver unas líneas que sobresalen del cuerpo destinadas a mejorar el agarre y la resistencia a impactos, algo que no queda muy estético pero que resulta muy útil para el público al que va dirigido este dispositivo.

Si es cierto que la firma ha apostado por una parte trasera bastante limpia, encontrando sólo su módulo de cámara junto a un flash LED y el logo de la marca.

Los laterales de este dispositivo llegan con un diseño algo peculiar, ya que sus cuatro esquinas no son redondeadas como acostumbramos, sino que apuestan por un diseño menos tradicional para absorber mejor los impactos y ofrecer la máxima resistencia.

En total son cuatro los botones físicos que incluye el dispositivo en sus laterales, dos para el control del volumen, otro para encender el terminal y un cuarto que podremos personalizar a nuestro antojo para que haga la función que más útil nos parezca.

Pero esto no es todo, ya que también nos encontramos con una entrada microUSB, un jack para los auriculares y dos bandejas para tarjetas microSIM y microSD; todas ellas protegidas por tapas de goma para garantizar su resistencia frente a agua y polvo.

En definitiva, el Cat S31 no es el dispositivo más elegante del mercado, pero por una buena razón, y es la de conseguir la máxima resistencia frente a las situaciones más extremas.

Pantalla

Cada vez es más habitual encontrarnos con dispositivos resistentes al agua y al polvo, pero pocos cuentan con una tecnología con la que podemos usar la pantalla con las manos mojadas, y eso es algo que este Cat S31 tiene y que la firma ha sabido optimizar para que el resultado final sea un poco más superior a sus principales competidores.

Todo esto lo consiguen también con unas discretas 4.7 pulgadas y una resolución HD que, a primera vista podrían parecer escasos; aunque hay que tener en cuenta que este dispositivo está enfocado a otro tipo de uso y han querido ceñirse más a la resistencia que a su interior.

Generalmente, en interiores hay ciertos aspectos que no suelen ser un inconveniente como es el caso de los brillos y reflejos, algo que al Cat S31 no podemos ponerle muy buena nota, ya que, en ciertas ocasiones, he estado más pendiente de buscar un punto en el que la luz no me impidiera ver la imagen correctamente. Esto lo he visto incrementado en exteriores.

Este resultado se ve mejorado con su nitidez, ya que esa resolución HD la han sabido optimizar de forma que no nos encontremos ningún icono borroso y demasiado pixelado, además los colores son bastante variados y con ellos conseguimos que ciertos detalles se puedan diferenciar sin ningún problema.

Cat_S31_14

La experiencia de uso en general ha sido estupenda; pero sí que me he encontrado, tal vez por ese diseño preparado para resistir el agua y los golpes, es un pequeño delay y es que cuando queremos entrar en alguna aplicación, o incluso cambiar de pantalla el Cat S31 tarda unas milésimas de segundo en responder.

En cuanto al software de pantalla no tenemos ninguna opción para la configuración como tal, pero sí que nos facilitan tres opciones muy interesantes y totalmente enfocadas a esa resistencia y la seguridad:

  • Resistente al agua/polvo: esto nos habilita los sensores que se encargan de decirnos si el dispositivo está correctamente a prueba de agua.
  • Botón inicio: con este podremos habilitar el botón de inicio para poder activar la pantalla y después desbloquearla sin necesidad de pulsar en el botón lateral.
  • Modo guantes: ésta es una opción para que, sobre todo en invierno, no tengamos problemas para utilizar nuestra pantalla con los guantes puestos y así evitar congelarnos.

Cámara

Después de probar este CAT S31 me ha quedado claro que la firma no ha querido volcarse al 100% en el aspecto de la cámara, y es que los resultados obtenidos no son algo que reseñar, aunque hay que tener en cuenta la función de este tipo de dispositivos.

En su parte trasera se encuentra su única lente de 8MP y en el frontal una más discreta de 2MP, unas características escasas y acordes al tipo de terminal.

La nitidez en esta ocasión, junto a otros factores, no son algo especialmente interesante, ya que las imágenes que he tenido la oportunidad de sacar con él están borrosas en todo momento además de añadirle un tono blanco a toda la instantánea restándole mucha de la calidad que podría ganar en entornos con menos tonos claros.

Por la noche estos resultados no mejoran, y es que cuando intentamos enfocar a algún punto a lo lejos del objetivo no llega a aclararse la imagen, por lo que queda totalmente borrosa y con una gran cantidad de ruido.

La aplicación es bastante básica, aunque sí que me he encontrado con la opción de la belleza facial; algo que, a estas alturas, ya llevan prácticamente todos los terminales.

Os dejo con algunas espontáneas que he conseguido para que valoréis los resultados de los que hablo:

Rendimiento

Sin duda es uno de los aspectos donde más flojea este dispositivo, ya que apuesta por un hardware muy básico que actualmente predomina entre los diferentes gama baja que podemos encontrar en el mercado.

El Cat S31 lleva en su interior un procesador Snapdragon 210, el más básico que comercializa Qualcomm actualmente, junto a un GPU Adreno 304 y 2GB de memoria RAM; una apuesta bastante sencilla para este dispositivo con un diseño ultra-resistente.

A pesar de ser un terminal qué apuesta por un hardware bastante limitado, hay que admitir que el rendimiento que ofrece frente a tareas menos exigentes es espectacular en todos los sentidos, ofreciendo una fluidez envidiable a la hora de, por ejemplo, revisar una red social o hacer una llamada.

Frente a las tareas más complejas es donde este teléfono muestra sus debilidades, ofreciendo una experiencia algo pobre cuando queremos jugar a títulos que son algo exigentes como Guns of Boom o Into the Dead 2.

SI es cierto que títulos como Clash Royale o Candy Crush funcionan a la perfección, aunque si lo que buscas es un terminal capaz de destacar por su rendimiento, este smartphone podría no ser la mejor opción.

Autonomía

Este es probablemente uno de los apartados que mejor sabor de boca me ha dejado, y es que su batería de 4.000 mAh es capaz de proporcionar una autonomía a prueba de los usuarios más exigentes en este aspecto.

Según he podido comprobar, el Cat S31 es capaz de soportar mis días más exigentes sin apenas despeinarse, consiguiendo ofrecer algo más de 5 horas de pantalla en un solo ciclo de carga y contando aún con el 38% de la carga; unos resultados, sin duda, asombrosos.

Cat_S31_autonomia

Como siempre os digo, la autonomía que es capaz de ofrecer cada dispositivo depende mucho del uso que hagamos de él, aunque en este caso, la batería es prácticamente imposible a agotar en un sólo día.

Algo que personalmente he echado en falta en este aspecto es un conector USB Type-C, en lugar del microUSB de siempre, y alguna tecnología de carga rápida para agilizar la carga de su gran batería, que en este caso tarda un poco más de tres horas en cargarse del 15 al 100%.

Software

A pesar de que el hardware del Cat S31 cuenta con un hardware bastante ajustado, lo cierto es que, a nivel del software está bastante actualizado, apostando concretamente por Android 7.1.2, una versión bastante reciente de este sistema operativo.

Este fabricante ha apostado por una versión bastante pura de Android, aunque incluye algunos cambios y funciones propias que han sido añadidas para ofrecer una mejor experiencia a aquellos usuarios que decidan hacerse con este dispositivo.

De las aplicaciones que lleva preinstaladas este teléfono, la que más llama la atención es App Toolbox, una especie de tienda que te recomienda aplicaciones en función del trabajo que desempeñes y que te deriva a Google Play para realizar la descarga.

El dispositivo también cuenta con algunas funciones, como la posibilidad de configurar como queremos que actúe su cuarto botón o un “modo guantes” que nos permitirá usar la pantalla del dispositivo utilizando guantes.

Sin duda se trata de un terminal bastante actualizado para el hardware que utiliza, aunque lo más probable es que su fabricante decida no llevar a este teléfono a Android Oreo teniendo en cuenta lo limitadas que son sus características.

Conclusiones, disponibilidad y precio

Cat S31

Cat S31
7.2857142857143

Embalaje

7/10

    Diseño

    8/10

      Pantalla

      7/10

        Cámara

        5/10

          Rendimiento

          7/10

            Autonomía

            10/10

              Software

              9/10

                Pros

                • - Diseño a a prueba de golpes e inmersiones
                • - Buen rendimiento general
                • - Autonomía
                • - Software actualizado y optimizado

                Contras

                • - La cámara defrauda en la mayoría de situaciones
                • - Hardware muy ajustado
                • - Carece de sensor de huellas
                • - Precio

                Borja Vivas

                Entusiasta de la informática, luchando por hacerse un hueco en la red poniendo en marcha todos los proyectos que había pensado durante años. ¡Voy a por ello!

                Deja un comentario

                Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *