Probamos el ZTE Axon M, toma de contacto y primeras impresiones

Ayer tuvimos el honor de poder asistir a la presentación del ZTE Axon M en España, un evento en el que se anunciaba la llegada de este teléfono a nuestro país, una apuesta con la que este fabricante asiático pretende revolucionar el mercado de la telefonía móvil al fusionar el concepto de smartphone y Tablet en un solo producto gracias a una doble pantalla plegable.

Durante el evento tuvimos la oportunidad de probar el ZTE Axon M, un teléfono que nos dejó muy buenas impresiones durante los minutos que pudimos tenerlo en las manos, por eso hemos querido preparar un pequeño artículo para contaros cuales fueron nuestras primeras impresiones de este curioso teléfono móvil.

A simple vista puede parecer que estamos ante un teléfono con un grosor algo más elevado de lo normal, aunque no tardas en darte cuenta de que no es así, sino que entre las manos tienes un dispositivo muy diferente a lo que estamos acostumbrados a ver.

Los ojos no tardan en irse a su doble pantalla, la cual está unida por una bisagra que nos permitirá plegarlas y desplegarlas a nuestro antojo, una característica que explicada así puede parecer innecesaria, pero que cuando pruebas te das cuenta de que te abre un mundo de posibilidades.

El concepto es diferente, pero durante los minutos que pude probar el Axon M pude comprobar que apenas cuesta adaptarse a él, siendo además un producto que encaja bastante bien a la mano, tanto con su pantalla plegada como desplegada, haciéndose bastante cómodo de utilizar en ambos casos.

Era bastante escéptico a que esta doble pantalla tuviera una utilidad real, pero hay que admitir que ZTE ha hecho un gran trabajo con la interfaz de este terminal, ya que ésta te permitirá sacarle el máximo partido a esta característica de la que no te podrás despegar una vez que la pruebes.

Hay cuatro modos de utilizar el terminal, y para seleccionar cual queremos usar basta con pulsar un botón que está incluido en la botonera virtual del dispositivo; dos toques que nos permitirán elegir entre el modo dual, moto extendido, modo espejo, y modo tradicional.

De todos los modos disponibles, el que más llama la atención es el modo tablet, el cual nos permitirá usar las dos pantallas para visualizar un contenido, ofreciendo una experiencia muy cercana a la que podríamos obtener con una tablet.

Si es cierto que la unión de ambas pantallas está delimitada con una delgada franja negra, un detalle irremediable en este caso que, debo admitir, que me dejó un sabor algo agridulce a la hora de disfrutar de determinados contenidos en su modo tablet; aunque el tiempo que pude probarlo fue muy limitado y es muy probable que con el tiempo esta franja negra termine hasta pasando completamente desapercibida.

El resto de los modos funcionan bastante bien, viendo como el modo dual nos permite conseguir una experiencia multitarea real nunca vista en un teléfono, o un modo tradicional con el que podremos apagar una de las pantallas para usar nuestro dispositivo como siempre; además de ganar un extra de autonomía.

Otro detalle curioso del ZTE Axon M es que únicamente incluye una cámara formada por un sensor de 20 megapíxeles, teniendo que “jugar” con sus dos pantallas en función de si queremos hacer una foto a nuestro entorno o estamos buscando hacernos un selfie.

Por lo demás, nos encontramos con un terminal con un apartado técnico increíble, y aunque es cierto que el procesador que incluye no es el más actual dentro de la gama alta, tengo que decir que el Snapdragon 821 es un chip con poco más de un año de vida que aún tiene mucho que decir y que es capaz de ofrecer un rendimiento impecable.

Tengo que admitir que el ZTE Axon M me ha parecido un terminal que ha querido salirse de lo tradicional en el mercado de la telefonía móvil, haciendo una apuesta muy ambiciosa como es esa doble pantalla que será de gran utilizada para muchos usuarios; sobre todo a aquellos que llevaban tiempo soñando con poder llevar una pequeña tablet en su bolsillo de forma cómoda y sin ningún impedimento.

Puede que el precio que ha fijado ZTE a este smartphone sea su talón de Aquiles, ya que para comprar el ZTE Axon M en España tendremos que desembolsar 850 euros, un precio algo elevado que podría frenar bastante sus ventas, aunque quienes decidan hacerse con él estoy seguro de que no se arrepentirán.

Borja Vivas

Entusiasta de la informática, luchando por hacerse un hueco en la red poniendo en marcha todos los proyectos que había pensado durante años. ¡Voy a por ello!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *