Facebook escanea el contenido enviado a través de Messenger e Instagram

Facebook ha sido siempre la red social menos privada del mundo y es que desde sus inicios cualquier usuario podía entrar en el perfil de otro, algo que se fue cambiando con el paso del tiempo hasta el punto de que hay ciertos usuarios que no pueden localizarse desde el buscador si éste no lo permite.

A pesar de esto, la aplicación no está exenta de polémica y es que en las últimas semanas no hemos dejado de ver casos nuevos de violación de la privacidad, siendo el más reciente el asunto de Cambridge Analytica, y esto ha hecho que la compañía se replantee su política de privacidad.

whatsapp-facebook-unidos-kmbC-U2025552702260oE-980x441@MujerHoy

La red social de Zuckerberg, tras darse a conocer esta noticia, admitió que escanean todos los mensajes, enlace e imágenes que se envían por Messenger o Instagram; algo que para muchos es un problema, pero que en realidad sirve para controlar si se están cumpliendo las reglas de contenido.

Fue el CEO de la compañía el que utilizó las palabras “Nuestros sistemas detectan lo que está sucediendo”, y esto hizo que saltaran todas las alarmas de muchos usuarios preguntándose hasta qué punto su privacidad estaba siendo invadida.

Facebook ha querido calmar esta intranquilidad explicando que el contenido que se envía a través de Messenger o Instagram se controla del mismo modo que el que se ve de forma pública.

En WhatsApp no se puede aplicar este tipo de escaneo automatizado ya que cuenta con un cifrado de extremo a extremo, encriptación que podemos habilitar en Messenger desde la configuración de Messenger, en el apartado de “Conversaciones secretas”.

Está claro que la privacidad hoy en día es un lujo, y mucho más desde que Internet forma gran parte de nuestro día a día; pero nos gusta ver que todavía tenemos opciones para evitar que todos nuestros datos sean públicos.

Nerea Cova

Uno de los mayores errores que se cometen es provocar un entusiasmo forzado. Uno no elige sus pasiones; las pasiones lo eligen a uno, y ésta es la mía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *