Apple exige a Samsung el pago de 1.000 millones de dólares por violar algunas de sus patentes

Hace ya años que comenzó una particular guerra entre Samsung y Apple, una cruzada que acabó en los juzgados con numerosas denuncias entre ambos fabricantes de teléfonos móviles, la mayoría de ellas relacionadas con la violación de algunas patentes de una u otra compañía.

Esta batalla legal entre ambas compañías no ha hecho más que empezar, ya que ahora hemos podido saber que Apple ha decidido demandar a Samsung por violar varias de sus patentes con el primer Galaxy , una denuncia que los de Cupertino no han tenido problema en llevar a trámite a pesar de ser un smartphone que se lanzó hace algo más de ocho años.

logo-de-samsung

Según podemos ver en la demanda de Apple, la compañía asegura que los surcoreanos violaron varios de sus patentes con este teléfono, aunque en la demanda sólo hacen mención a tres relacionadas con el diseño y dos relacionadas con la usabilidad del teléfono.

Por infringir los derechos de estas patentes, los de Cupertino exigen a Samsung el pago de todos los beneficios generados con las ventas de este smartphone, una cifra que los de Apple fijan en nada menos que 1.000 millones de dólares; una cantidad nada despreciable.

iphone-samsung-galaxy-s

Como era de esperar, Samsung no ha tardado en pronunciarse, asegurando que exigir el pago de todos los beneficios obtenidos por su primer Galaxy S es desproporcionado, asegurando que sólo deberían pagar por los componentes que infringen esas patentes, una cifra que los surcoreanos han estimado en unos más asequibles 28 millones de dólares.

Por el momento no sabemos cómo terminará este asunto, aunque viendo la actitud de Samsung, es muy posible que finalmente se vean obligados a indemnizar a Apple, aunque es muy probable que la cifra sea muy inferior a los 1.000 millones que reclaman desde Cupertino.

Borja Vivas

Entusiasta de la informática, luchando por hacerse un hueco en la red poniendo en marcha todos los proyectos que había pensado durante años. ¡Voy a por ello!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *