El Google Pixel 3 XL confirma sus 4GB de RAM tras pasearse por Geekbench

No será hasta el próximo mes de octubre cuando se anunciará la renovación de la familia Google Pixel para este año, dos dispositivos bajo el nombre de Pixel 3 y Pixel 3 XL que están dando bastante que hablar durante las últimas semanas, y no precisamente por las increíbles características que ofrecerán a sus futuros compradores.

Estos dispositivos se caracterizaban en el pasado por convertirse en el máximo exponente del mercado en el momento de su lanzamiento, aunque las filtraciones indican que este año su futuro Pixel 3 XL llegaría con varias polémicas características que podrían dejar a este buque insignia a la cola del resto de pesos pesados lanzados por su competencia durante este año; y una de ellas parece haberse confirmado gracias a la aplicación de benchmarking Geekbench.

Google-Pixel-3-XL-Render-de-PhoneDesigner-03082018

Durante las filtraciones que hemos visto estas últimas semanas acerca del próximo teléfono estrella de Google, son varios los aspectos que no han terminado de agradar a sus futuros compradores, aunque el más polémico ha sido la posibilidad de que este teléfono llegue al mercado con sólo 4GB de RAM; algo que ahora parece confirmarse.

Ha sido en la aplicación Geekbench donde el futuro Google Pixel 3 XL se ha paseado luciendo unos escasos 4GB de memoria RAM, una configuración que en pleno 2018 se antoja corta para un teléfono que llegará con un precio cercano a los 1.000 euros.

Es cierto que 4GB a día de hoy son más que suficientes en un teléfono móvil, aunque debemos tener en cuenta que no se trata de un teléfono cualquier, sino buque insignia que debería de contar con las características más punteras disponibles en el mercado; además de que sus compradores pagarán por él una suma desproporcionada de dinero que querrán amortizar con un smartphone que mire también a largo plazo.

Google-Pixel-3-XL-RAM-03082018

Por lo demás, en este benchmarking podemos ver que el próximo buque insignia de Google llegará con un procesador Snapdragon 845 firmado por Qualcomm a 1.7 GHz y Android P; una configuración casi obligatoria en cualquier teléfono de gama alta que llegue al mercado.

No sabemos si Google finalmente rectificará o se mantendrá firme en su decisión, aunque un Google Pixel 3 XL con 4GB de RAM junto con una cámara trasera de un único sensor podría no tener los argumentos necesarios para convencer al gran público, y menos si finalmente llega al mercado con un precio cercano a los 1.000 euros.

Borja Vivas

Entusiasta de la informática, luchando por hacerse un hueco en la red poniendo en marcha todos los proyectos que había pensado durante años. ¡Voy a por ello!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *