Google quiere limitar el uso del notch para que los fabricantes no abusen de él

Si hay algo que caracteriza a este 2018 es el hecho de que los fabricantes hayan escogido un diseño con muesca para muchos de sus dispositivos; y es que esta ha sido una de las mejores formas de utilizar una gran pantalla en un tamaño reducido sin olvidarnos de la cámara frontal que, hoy en día, es casi tan necesaria como la trasera.

Este notch, a muchos les ha parecido un diseño feo e innecesario, sobre todo a la hora de reproducir algún contenido multimedia o ver ciertas imágenes; Google es consciente de esto y en Android P han preparado la mejor forma de resolver este problema mejorando la experiencia de uso final.

Android_P-nombres

La nueva actualización de Android P no se ha lanzado todavía, pero ya sabemos muchas de las mejoras que veremos en ella, entre las que se encuentran el soporte para dispositivos con muesca que hemos visto presentados este 2018.

Google considera que, para que un dispositivo tenga esa muesca, odiosa para algunas, deseada para otros, los desarrolladores de las aplicaciones Android tendrán que tener en cuenta que la barra de estado deberá cambiar de tamaño para llegar a ser tan alta como ese notch y poder ver el contenido debajo de ella.

También se debería tener en cuenta el modo apaisado, ya que esa muesca puede llegar a interferir por lo que debería quedar oscurecida o que las aplicaciones puedan aprovechar al máximo ese espacio a ambos lados.

OnePlus-6-con-notch

Google pretende poner una limitación a tan sólo dos muescas: una en la parte superior y otra en la inferior. Esto es para que aquel fabricante que pretenda incluir un notch en el lateral de la pantalla no lo haga.

Android P está a la vuelta a la esquina, y esperamos que todas estas normas por parte de Google sirvan para algo y consigan que no sea ningún impedimento para que las aplicaciones puedan aprovechar al máximo posible la totalidad de la pantalla.

Nerea Cova

Uno de los mayores errores que se cometen es provocar un entusiasmo forzado. Uno no elige sus pasiones; las pasiones lo eligen a uno, y ésta es la mía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *