Google Play deja de ser gratuito, los fabricantes deberán pagar para incluirlo en sus teléfonos

Google siempre ha ofrecido a los fabricantes de smartphones y tablets la posibilidad de distribuir sus aplicaciones y servicios para Android son coste alguno. Para poder hacer uso de sus Google Apps era necesario que cumplieran una serie de requisitos y el dispositivo en cuestión fuera certificado, un movimiento que daba acceso a este paquete donde, entre otras cosas, se incluía Google Play.

Es cierto que los fabricantes pueden optar por vender sus teléfonos con Android AOSP sin ningún tipo de aplicación propiedad de Google, aunque se algo impensable en lugares como Europa donde los usuarios dependen mayoritariamente de la Google Play Store; por eso su decisión de cobrar a los fabricantes a partir de ahora por incluirla en sus teléfonos no ha sido del todo bien recibida.

androidpit-google-play-store-3

Hasta la fecha, en Mountain View ofrecían la opción de instalar su tienda de aplicaciones Android a cambio de incluir en el dispositivo el resto de su ecosistema. A cambio, Google recopilaba una gran cantidad de información que, posteriormente, utilizaba para mostrar publicidad a sus usuarios; una práctica vista por Europa como monopolística que les terminó costando más de 4.000 millones de dólares en multas.

Tras verse obligados a pagar sanciones multimillonarias, los chicos de la gran G han decidido que es el momento perfecto para cambiar esta política; y en esta ocasión han decidido defenderse fijando una tasa a pagar por aquellos fabricantes que decidan instalar la Play Store en sus dispositivos.

En efecto, la certificación de Google para dispositivos con Android deja de ser gratuita para todos los fabricantes que comercialicen sus teléfonos y tablets en Europa; viéndose obligados a abonar esta tasa en caso de querer incluir esta tienda de aplicaciones en sus dispositivos. A cambio, serán estas firmas quienes decidan cuales de estas apps y servicios veremos en sus próximos lanzamientos.

Será a partir del próximo 29 de octubre cuando este cargo obligatorio a abonar por los fabricantes entre en vigor, una medida impuesta por los de Mountain para recuperar las pérdidas generadas por esta sanción; así como aquellas que puedan generarse por culpa de esta medida.

Los fabricantes podrán seguir instalando libremente el resto de sus apps y servicios, siendo ésta una medida que únicamente afectará a Google Play Store, Search y Chrome. No sabemos cómo afectará esta medida a los usuarios, pero es de esperar que, a partir de ahora, comprar un teléfono en la Unión Europea sea aún más caro para el eslabón final de la cadena.

Borja Vivas

Entusiasta de la informática, luchando por hacerse un hueco en la red poniendo en marcha todos los proyectos que había pensado durante años. ¡Voy a por ello!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *