Así prueba Samsung sus teléfonos para garantizar la máxima resistencia y durabilidad

Poner un smartphone en el mercado no es fácil, siendo necesario un amplio y complejo proceso que va desde diseñar el dispositivo a ponerlo en el mercado; encargándose incluso de realizar infinidad de pruebas encargadas de garantizar su funcionamiento, resistencia y fiabilidad antes de empaquetarlo en su caja.

La mayoría de fabricantes destinan un gran equipo humano junto a un sinfín de equipos para cada una de estas pruebas, un proceso nada sencillo que Samsung ha querido mostrarnos tras abrir las puertas de sus laboratorios, mostrando abiertamente todas las pruebas que realizan a sus teléfonos Galaxy para confirmar que a nuestras manos sólo llega lo mejor.

Samsung ha querido compartir en su blog las diferentes pruebas a las que se someten sus teléfonos y wearables antes de llegar al mercado, un proceso mucho más complejo y extenso al que la mayoría teníamos en mente; encontrando pruebas como un análisis de las fotografías capturadas por un teléfono, si resiste a diferentes caídas o, incluso, ensayos ambientales.

Pruebas de caída

En este proceso, los chicos de Samsung comprueban como se comportan sus dispositivos frente a caídas desde distintas alturas, ángulos y superficies. Estas pruebas permiten medir la resistencia y robustez que es capaz de ofrecer cada uno de sus teléfonos, utilizando sus resultados para intentar mejorar, aunque actualmente siga siendo inevitable romper nuestro teléfono si el impacto recibido es muy fuerte.

Pruebas de durabilidad

La resistencia frente a goles no lo es todo, ya que el desgaste de y rotura de determinados componentes también puede suponer un problema en muchas ocasiones. Para evitar esta situación, Samsung realiza en sus laboratorios diferentes pruebas de uso de sus puertos, botones y bandejas para garantizar la máxima durabilidad.

Pruebas de fotografía

El aspecto fotográfico ha cobrado especial relevancia en el mercado de la telefonía, por eso los surcoreanos prueban las cámaras de sus teléfonos realizando fotografías en diferentes situaciones lumínicas que, posteriormente, analizan y evalúan con un software especializado para comprobar que parámetros como el brillo, ruido de la imagen o representación de color están entre los niveles deseados.

Como era de esperar, estas pruebas se realizan en los laboratorios de la compañía, donde son capaces de simular todo tipo de condiciones lumínicas gracias a un sistema de luz solar artificial que; aunque en algunos casos también evalúan los resultados en un entorno real y alejados de sus laboratorios.

Pruebas acuáticas

Este análisis se utiliza mayoritariamente en sus teléfonos con certificación IP, donde utilizan diferentes equipos para simular lluvia, chorros de agua de agua e inmersiones de 30 minutos en metro y medio; consiguiendo así obtener el grado de resistencia que ofrece cada teléfono para, posteriormente, determinar su IP real.

Pruebas de calor

La mayoría de nosotros no acostumbramos a exponer nuestro teléfono a situaciones con temperaturas muy elevadas, pero esta no deja de ser una prueba importante, principalmente por el calor que desprenden las CPU y GPU; razón por la que Samsung realiza estrictas pruebas para comprobar si los sistemas de refrigeración utilizados en sus dispositivos realmente consiguen mantener a raya incluso dante usos intensivos.

Pruebas acústicas

Los surcoreanos se toman muy enserio el sonido que ofrecen sus teléfonos, por eso realizan una gran cantidad de pruebas que comienzan introduciendo el smartphone en una cámara anecoica. En esta sala el fabricante puede absorber todas las reflexiones producidas por ondas acústicas o electromagnéticas, pudiendo así evaluar la calidad de audio pura.

Pero no es suficiente, por eso la firma también simulan situaciones cotidianas como responder una llamada, el sonido de sus altavoces o el uso de auriculares con cable o Bluetooth.

Ensayos ambientales

La tecnología puede ser susceptible de presentar problemas en determinadas situaciones ambientales, algo que puede suponer un problema para un fabricante que distribuye sus dispositivos globalmente. Para evitar estos contratiempos, Samsung utiliza unas diferentes cámaras para simular los diferentes clinas y condiciones de cada entorno para comprobar que todo funcionará correctamente en cualquier lugar del mundo.

Como podemos ver, las pruebas y ensayos realizados por Samsung para que todos y cada uno de sus Galaxy funcionen correctamente en nuestras manos no son pocas, un intento de evitar por todos los medios arruinar la experiencia de quienes decidan comprar uno de sus teléfonos.

Borja Vivas

Entusiasta de la informática, luchando por hacerse un hueco en la red poniendo en marcha todos los proyectos que había pensado durante años. ¡Voy a por ello!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *