Gionee se encuentra al borde de la bancarrota

El fabricante asiático Gionee no es especialmente conocido en Europa, pero si es cierto que en China han conseguido un cierto renombre. Su éxito reside en un catálogo de teléfonos donde la cámara y batería se convierten en los protagonistas; una combinación muy atractiva para los usuarios que, junto a un precio muy ajustado, no ha requerido grandes esfuerzos para ganarse la confianza de un público que no para de crecer casi a diario.

A pesar de su evidente éxito, un cúmulo de malas decisiones ha puesto en un grave apuro financiero a esta firma; encontrándose actualmente al borde de la bancarrota por culpa de una deuda multimillonaria a la que, en estos momentos, no podría hacer frente sin comprometer su actividad parcial o totalmente.

En estos momentos, la compañía debería actualmente 17.000 millones de CNY -unos 2.160 millones de euros al cambio- a una gran cantidad de empresas; entre ellas diferentes entidades financieras, una gran cantidad de proveedores y agencias de publicidad y marketing.

Se sabe que diferentes representantes de la compañía se habrían reunido con sus principales proveedores para llegar a un acuerdo. Por el contrario, hay casi 400 pequeñas empresas que se han quedado en el tintero, quienes en este momento desconocen cuándo cobrarán la gran cantidad de dinero que se les debe.

Actualmente, la compañía se encuentra en un proceso de reestructuración que, en caso de no llegar a buen puerto, obligaría a la compañía a entrar en liquidación; una situación realmente preocupante que se agrava aún más tras la demanda presentada por una gran cantidad de proveedores ante el Tribunal Popular de Shenzhen.

La situación es grave, y el presidente de Gionee no ha sido de gran ayuda, o al menos eso han dejado ver diferentes filtraciones; quienes aseguran que estaría derrochando dinero a un ritmo realmente frenético, registrando pérdidas de 1 a 200 millones mensuales.

A pesar de intentar justificar esta situación, muchos socios perdieron la confianza al conocer que Liu Lirong perdió recientemente 127 millones de euros en una jugada de casino; viendo como esta, y otras imprudencias con los juegos de azar, han conseguido que el fundador de la compañía acumule una deuda de juego cercana a los 1.270 millones de euros.

La situación de la compañía es preocupante, y aunque mucho revendedores asegura que los últimos dispositivos de Gionee se venden realmente bien, no sería de extrañar que sus deudas y los excesos con el juego de su fundador obliguen a la compañía a cerrar para siempre.

Borja Vivas

Entusiasta de la informática, luchando por hacerse un hueco en la red poniendo en marcha todos los proyectos que había pensado durante años. ¡Voy a por ello!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *