Desgranan el Samsung Galaxy S10+ y se desvela cuál es su coste de fabricación

Cada uno de los diferentes fabricantes que componen el mercado de los smartphones tiene las características por las que se lo conoce habitualmente, y entre ellos están aquellos que cuentan con un precio desorbitado para la ficha técnica que tienen; por eso hay ocasiones que nos gusta saber realmente qué beneficio se llevan con cada unidad que venden con respecto al corte de fabricación.

Este desglose ya lo hemos visto en alguna ocasión con los modelos que Samsung pone en circulación, y siempre nos hemos llevado una gran sorpresa viendo la cantidad de dinero que se llevan en las ventas; por eso nos intriga mucho saber qué tipo de coste ha tenido el reciente Galaxy S10, y en una web han investigado y nos han desvelado esta información del modelo Plus.

El pasado 20 de febrero, Samsung nos citaba en un evento en San Francisco para hacernos partícipe de sus últimas apuestas, donde tuvimos la ocasión de conocer también a su primer teléfono plegable y de saber qué precios han escogido para sus lanzamientos oficiales; y varios días después, volvemos a hablar de dinero al publicarse en una web el desglose del coste de fabricación de uno de estos teléfonos.

La víctima ha sido el Samsung Galaxy S10+, el modelo que cuenta con mayor tamaño de pantalla y que estará disponible a partir del próximo 8 de marzo por 1000 euros; pero ¿es real este precio? ¿Cómo podemos saber qué parte corresponde a la fabricación y cuál al propio beneficio de la compañía? En esta publicación se ha conseguido desgranar componente por componente y el resultado es más que sorprendente.

En el informe se ha estudiado la versión de 128GB, el cual lo veremos en el mercado español por 1.009 euros, pero su coste de fabricación se estima en unos 420 dólares; de los cuales debemos destacar que el componente más caro es su pantalla AMOLED de 6.4 pulgadas, el cual alcanza un importe de 86,50 dólares por unidad.

El procesador Exynos 9820 y los módems correspondientes cuestan 70,50 dólares, mientras que el módulo de triple cámara trasera llega a los 56,50 dólares. La memoria RAM son 50,50 dólares y el resto de accesorios 34,50 dólares; aunque en el gráfico podemos ver todos los conceptos mejor detallados para alcanzar ese coste de fabricación de 420 dólares.

A eso habría que incluirle los gastos de I+D y marketing, por lo que el teléfono termina llegando hasta los 1.000 euros, consiguiendo un beneficio bastante generoso para la compañía por cada unidad vendida; así que podemos seguir confirmando que terminamos pagando más de lo que deberíamos en muchas ocasiones, y estamos seguros de que esto seguirá viéndose con el Galaxy Fold que ha pasado los 1.500 dólares, o el Huawei Mate X que pasaba la barrera de los 2.000.

Nerea Cova

Uno de los mayores errores que se cometen es provocar un entusiasmo forzado. Uno no elige sus pasiones; las pasiones lo eligen a uno, y ésta es la mía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *