El lector de huellas del Galaxy S10 no sale muy bien parado en su primer test de resistencia

Cuando un teléfono es finalmente presentado después de la cantidad de filtraciones que recibimos sobre él, lo siguiente es comprobar si su fabricante ha sabido hacer bien las cosas tanto en software como en hardware; y es en éste último apartado donde nos centramos muchas veces porque es el propio usuario el que demanda dispositivos resistentes para que los posibles daños que sufran a lo largo del día, no provoquen errores en el funcionamiento.

En youtube nos encontramos muchas de las torturas a las que son sometidos algunos de estos modelos, y es un canal en concreto en el que nos hemos querido centrar hoy al ver que su última víctima ha sido el recién estrenado Galaxy S10 que Samsung sacó a la luz hace poco más de una semana, y en él podemos ver que el teléfono es capaz de aguantar bastante bien hasta que llega el momento de probar el lector de huellas ultrasónico.

Para este 2019 hemos empezado a ver grandes novedades con respecto a las características que conoceremos en los nuevos teléfonos de los fabricantes, y el Samsung Galaxy S10 ha salido a la luz con un lector de huellas totalmente desconocido con tecnología ultrasónica y con el que presumían de gran velocidad de lectura; aunque parece que éste pierde efectividad cuando es sometido a grandes arañazos en la superficie de la pantalla.

No obstante, antes de llegar a ese punto hay otros aspectos que queremos destacar de este nuevo Galaxy S10, el cual ha sido probado bajo la escala de Mohs por el material utilizado en la fabricación del panel; y éste se comienza a rayar en el nivel 6 y aún más en el 7, por lo que podemos confirmar que está hecho con vidrio, y no sufre ningún deterioro tras el test.

Esto ocurre también en la cámara frontal y en los tres sensores que se encuentran en la espalda del dispositivo, donde el torturador pasa la punta de un cúter para demostrar que son capaces de aguantar bastante bien sin llegar a notar ningún desperfecto físico; además, nos gusta ver que los bordes fabricados en aluminio resisten, incluso vemos que los botones saltan por el esfuerzo, pero luego se pueden volver a poner en su sitio sin problema.

Tras esto se comprueba su resistencia el fuego, el cual nos deja impresionados ya que, hasta pasados los 30 segundos sometido a la llama de un mechero, no vemos los primeros indicios de deterioro; aunque la pantalla se termina recuperando enseguida cuando nos alejamos de él, además de comprobar que la pantalla sigue funcionando perfectamente, al igual que su sensor de huellas dactilares.

En el test de bending comprobamos que el Galaxy S10 nota esa presión al intentar doblarlo, pero no llega a dañarse en ningún momento, a pesar de la fuerza utilizada para ello; un detalle que no podemos obviar en una época en la que no tenemos demasiado cuidado en el uso diario de nuestros smartphones.

Pero la gran sorpresa nos la llevamos cuando éste youtuber vuelve a torturar al sensor de huellas ultrasónico con la punta número 8 utilizada para la escala de Mohs, y la pantalla en esta ocasión sí que sufre daños importantes que provocan que éste no funcione correctamente y nos veamos en la obligación de utilizar el patrón de desbloqueo; un detalle que acaba comparando con el lector óptico que sigue funcionando a pesar de los arañazos.

Lo que está claro es que el Samsung Galaxy S10 es un teléfono Premium con una gran resistencia a los golpes, por lo que si es lo que buscas no dudes en hacerte con uno; pero no debemos olvidarnos de lo que ocurrirá si lo sometemos a duros golpes porque terminaremos teniendo serios problemas que harán que nos terminemos arrepintiendo.

Nerea Cova

Uno de los mayores errores que se cometen es provocar un entusiasmo forzado. Uno no elige sus pasiones; las pasiones lo eligen a uno, y ésta es la mía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *