Lenovo ya no pierde dinero con Motorola: tras años de esfuerzo, esta filial ya es rentable

Una inmensa mayoría ya no lo recuerdan, pero Motorola fue en su día una de las compañías más prestigiosas dentro de la industria de la telefonía móvil. Sus dispositivos vendían millones de edades en todo el mundo anualmente, y aunque parecía tener un futuro brillante, los primeros smartphones no tardaron en prácticamente hundir la compañía.

Inmersa en una crisis que no parecía tener salida, los chicos de Google decidieron hacerse con la compañía para darle un lavado de cara; aunque fue poco después cuándo, tras recuperar parte de su prestigio, la marca Motorola pasó a manos de Lenovo. Y no podemos decir que su acogida haya sido mala precisamente, pero no ha sido hasta ahora cuándo sus propietarios han comenzado a ver números verdes con estos dispositivos.

Durante la presentación del Lenovo Z6 Pro, del que ya os hablamos en su momento, este fabricante confirmó que su filial Motorola había comenzado a ser rentable; una noticia muy positiva para una marca con años de historia que, tras muchos esfuerzos, al fin ha dejado de ser deficitaria para su empresa matriz.

Es cierto que Motorola ha sufrido muchos cambios en muy poco tiempo, viendo incluso algún intento de integrar por completo su marca en Lenovo. Un movimiento arriesgado que, para alegría de muchos, finalmente no pareció tener muy buena acogida; viendo cómo, solo unos meses después, esta firma regresaba… aunque bajo la abreviatura Moto.

Por ahora, el futuro de Motorola es algo incierto. El paso más lógico sería seguir centrándose en las líneas dónde más ventas ha conseguido amasar en los últimos años, concretamente en la gama media y baja, pero no descartamos que apuesten por intentar sorprendernos con nuevas apuestas dentro de los dispositivos más “premium”; donde, hasta ahora, no han tenido muy buena acogida con sus Moto Z.

Borja Vivas

Entusiasta de la informática, luchando por hacerse un hueco en la red poniendo en marcha todos los proyectos que había pensado durante años. ¡Voy a por ello!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *