Estados Unidos anuncia nuevas medidas para blindar sus telecomunicaciones de Huawei

Las tensiones entre el gobierno de Estados Unidos y la firma asiática Huawei parecen estar más vivas que nunca, un conflicto que se iniciaba tras señalar a este fabricante de estar vinculado con entidades del gobierno chino; no sin antes acusarlos de supuesto espionaje y suponer un riesgo para la seguridad nacional estadounidense. Unas declaraciones lanzadas al aire sin ninguna prueba como respaldo, y de las que este fabricante siempre se ha defendido con el argumento de que todo forma parte de un boicot político dónde no deberían estar presentes.

Lejos de poner fin a sus diferencias, desde Estados Unidos parecen estar preparando un nuevo golpe para sacar a este gigante de las telecomunicaciones de su país. Más concretamente una orden ejecutiva que prohibiría el uso de algunos productos propiedad de Huawei, medida que se sumaría a la prohibición de comprar tecnología estadounidense sin el permiso del gobierno anunciada hoy mismo por el Departamento de Comercio de EE.UU.

La primera medida adoptada por Estados Unidos es la inclusión de Huawei, así como 70 de sus compañías afiliadas, en una lista que los prohíbe adquirir componentes de cualquier empresa estadounidense sin la aprobación expresa del gobierno. Una limitación con la que, según ha explicado la administración Trump, esperan reforzar la seguridad nacional y evitar que su tecnología caiga en manos de países enemigos como Irán.

Se trata de un movimiento que puede convertirse en un grave problema para este gigante asiático de las telecomunicaciones. Recordamos que esta compañía depende en gran medida de comprar tecnología estadounidense para sus productos, por lo que un control por parte del gobierno de este país podría poner en riesgo su continuidad en un futuro.

Pero esto no es todo, y a que la administración Trump también ha decidido declarar el estado de emergencia nacional para blindar sus redes de telecomunicaciones. Este movimiento llega para prohibir a los operadores estadounidenses utilizar dispositivos de red fabricados por el gigante Huawei; una medida rumoreada desde hace meses que al fin se hace efectiva.

Estados Unidos sigue insistiendo que pasar sus comunicaciones por equipamiento procedente de compañías chinas puede suponer un riesgo nacional, y aunque no hay pruebas, no parecen dispuestos a esperar que ocurra; incluso si para ello necesitan comprometer la continuidad de esta compañía como fabricante de productos para las telecomunicaciones.

Lógicamente, la respuesta de Huawei ante este movimiento no ha tardado en aparecer. Un comunicado dónde vuelven a mostrar su malestar con esta situación.

Huawei es líder indiscutible en 5G. Estamos listos y dispuestos a colaborar con el gobierno de EE.UU y proponer medidas efectivas para garantizar la seguridad del producto.

Restringir a Huawei del negocio en Estados Unidos no hará que EE.UU. sea más seguro o más fuerte. Sólo servirá para limitarlos con alternativas más caras y de menor calidad, dejando a Estados Unidos rezagados en el despliegue de 5G y perjudicando los intereses de sus empresas y consumidores en general.

Además, las irracionales restricciones infringirán los derechos de Huawei y plantarán otros graves problemas legales.

¿Qué os parece la situación? ¿Veis una solución real a corto plazo?

Borja Vivas

Entusiasta de la informática, luchando por hacerse un hueco en la red poniendo en marcha todos los proyectos que había pensado durante años. ¡Voy a por ello!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *