Un vacío legal en el veto de Estados Unidos consigue dos aliados para Huawei

El veto impuesto por Estados Unidos a Huawei ha supuesto una gran revolución en el mercado, y es que ha sido el comienzo de una guerra comercial en la que están entrando muchas compañías de ambos países; lo que ha ocasionado también mucha incertidumbre sobre el futuro de este fabricante de smartphones, porque no tener la oportunidad de acudir a esos proveedores en los que siempre han confiado aumenta el riesgo a generar todavía más pérdidas en división móvil.

No obstante, en toda ley y normativa existe un vacío legal del cual se aprovechan muchos para seguir trabajando sin llegar a sufrir por hacer las cosas relativamente mal, y este veto de parte de Trump no podía ser menos; y es ahora cuando se ha desvelado que dos compañías estadounidenses dedicadas al desarrollo de semiconductores han encontrado ese pequeño espacio por el que colarse, y finalmente parece que van a poder suministrar a Huawei sus productos sin ninguna clase de problema.

La situación a la que se está enfrentando Huawei desde hace varias semanas no es nada fácil para nadie, porque ha sufrido grandes pérdidas y cancelaciones de última hora ante la gran incertidumbre de lo que ocurrirá dentro de su compañía; no olvidemos que Trump les ha prohibido comercializar con empresas de su país por ese riesgo a la seguridad nacional de la que tanto se está hablando.

A menos de dos meses de que se ponga en vigor esta nueva normativa, hay quien ha encontrado pequeños vacíos legales a través de los cuales pueden seguir colaborando con Huawei, en concreto son Intel y Micron, conocidos fabricantes de procesadores que aseguran no estar fabricados en Estados Unidos si su producción se ha realizado en regiones extranjeras, hueco que les ha servido para mantener el contacto con este fabricante de smartphones.

Esta noticia abre un debate sobre qué producto podemos considerar “Made in EEUU”, algo que ocurre en cualquier otro país, y es que a día de hoy es muy difícil encontrarnos un solo dispositivo que esté diseñado, producido y distribuido en un mismo mercado; por lo tanto, podemos decir que Intel y Micron han sabido aprovecharse muy bien de esta confusión para no perder a uno de sus clientes más fieles, y es que el veto no supondrá sólo una caída para Huawei, sino para ellos.

Lo que está claro es que la decisión no está completamente tomada, por lo tanto, es probable que de aquí al 19 de agosto nos encontremos con otros cambios que supongan una mejora para ambas partes; esperemos que Trump recapacite y vea realmente que esta situación va a terminar perjudicando a todos mucho más de lo que podría estar beneficiando.

Nerea Cova

Uno de los mayores errores que se cometen es provocar un entusiasmo forzado. Uno no elige sus pasiones; las pasiones lo eligen a uno, y ésta es la mía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *