Xiaomi y Oppo van un paso más allá en los intentos de ocultar la cámara bajo la pantalla

La guerra silenciosa en la que están metidos muchos de los fabricantes que lideran actualmente el mercado, está llegando a unos límites que jamás creímos posibles, donde hemos visto cómo el lector de huellas o la cámara frontal se han terminado volviendo invisibles. No en el contexto estricto a la palabra, sino por el hecho de que se ha encontrado la forma de trasladarlos a otro lugar en el que no estén a la vista, pero su funcionamiento siga siendo igual de perfecto que siempre.

Dentro de esta pelea, todavía hay muchos aspectos a mejorar, y es precisamente ese apartado fotográfico el que entra en juega esta vez, donde vemos cómo la perforación se ha convertido en tendencia con poco esfuerzo; pero, ¿qué opinas si te decimos que en un futuro no muy lejano podríamos ver ese sensor oculto bajo la pantalla? Xiaomi y Oppo ya están trabajando en esta posibilidad, y han querido compartir con nosotros sus primeras pruebas a través de unos vídeos.

El estilo minimalista ha traspasada barreras, y es que éste es el que buscábamos algunos cuando decorábamos nuestras casas; pero ahora es en los teléfonos donde vemos que los componentes físicos están empezando a desaparecer. Y si no, que se lo digan a los botones en pantalla, los cuales están en las últimas fases de desaparición por la llegada del control por gestos de algunos teléfonos.

La tecnología avanza a pasos agigantados, y es que desde los primeros intentos por reducir al máximo los marcos y así conseguir una pantalla mayor en una superficie inferior, la cosa ha llegado a un punto casi irreal; pero Xiaomi y Oppo nos han acabado devolviendo a la realidad con dos vídeos en los que descubrimos que han estado trabajando en la posibilidad de integrar la cámara frontal debajo del panel, un cambio que podría revolucionar el mercado como lo conocemos actualmente.

En el caso de Xiaomi podemos ver a dos Mi 9 en pantalla, y el usuario que los tiene en las manos nos demuestra que sus respectivos paneles funcionan a la perfección sin ningún tipo de diferencia entre uno y otro; pero es al final, al dejar el modelo comercial encima de la mesa, cuando comprobamos que el otro puede hacer un selfie a pesar de que la cámara necesaria para ello no esté disponible.

Oppo, en cambio, ha preferido hacerlo de otra forma, y lo hacen mostrando una parte de un teléfono, del cual desconocemos su nombre, y se ve perfectamente que la cámara funciona a la perfección; incluso nos llama la atención que el usuario que lo está probando pone un dedo en un punto de la pantalla y de alguna forma tapa la lente, lo que se confirma en la imagen que aparece.

Está claro que, aunque a esta tecnología todavía le quede un poco para ser bien recibida en el mercado, los fabricantes no se duermen en los laureles y siguen buscando los mejores métodos para atraer su atención sin renunciar a cosas como el hardware de calidad y los precios más que asequibles.

Nerea Cova

Uno de los mayores errores que se cometen es provocar un entusiasmo forzado. Uno no elige sus pasiones; las pasiones lo eligen a uno, y ésta es la mía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *