¿Cuántos sensores quieres en pantalla? Huawei nos propone seis para el notch del Mate 30

Esta misma mañana os hemos traído nueva información sobre el diseño del próximo Huawei Mate 30. Un teléfono en el cual nos vamos a encontrar con grandes prestaciones, entre las que nos encontraremos esa pantalla curvada que jamás habíamos visto. Aunque no parece que vaya a ser la única característica que va a destacar en esa pantalla, ya que la compañía es perfectamente consciente del atractivo que ha conseguido en estos últimos meses.

Otro de los factores en los que están centrándose es en la ubicación de la cámara frontal, detalle que ha pasado por muchas fases. Desde el molesto notch que predominó el mercado en 2018 a los primeros dispositivos que juegan con esconderla debajo de la pantalla; aunque para Huawei hay un diseño muy claro y es de incluir una muesca amplia. Es aquí donde nos encontraremos con múltiples sensores que servirán para diferentes funciones como el reconocimiento facial avanzando en 3D.

En los últimos años tener un teléfono en nuestras manos se ha convertido en algo indispensable, y todo porque no dejamos de incluir nuevas características para que su uso no se limite tan sólo a lo más básico. De hecho, se ha llegado a un punto en el que la cámara es casi mejor que muchas de las profesionales que nos podemos encontrar en cualquier tienda especializada; y eso es algo que los fabricantes tienen que seguir aprovechando.

En el Huawei Mate 30 lo volveremos a ver, pero su espalda no es la única que va a destacar en el diseño de este teléfono, porque el frontal es otro aspecto que también ha tomado protagonismo. Y aquí nos encontraremos con un notch algo más grande a lo que nos estábamos empezando a acostumbrar, pero tiene una explicación muy lógica: tendrá un total de seis sensores.

No estás leyendo mal, no. El Huawei Mate 30 tendrá seis perforaciones en lo más alto de la pantalla, cada una de ellas para una función diferente, como es el caso del sistema de reconocimiento facial avanzado en 3D. A éste se le sumarían el de proximidad, luminosidad o las posibles cámaras que podrían formar el apartado fotográfico frontal de este terminal, una idea que ya hemos visto en el Google Pixel 3 y que podríamos volver a encontrarnos en su sucesor.

En definitiva, se trata de un terminal digno de mención, y no sólo por las características que formarán parte de esa ficha técnica, sino por un diseño que se alejaría mucho de lo visto hasta ahora. Eso sí, sin perder ninguno de los puntos clave que un smartphone de gama alta debe tener; y sabemos que Huawei conseguirá superarse a sí mismo con esta nueva generación en la que no han escatimado a la hora de su desarrollo.

Nerea Cova

Uno de los mayores errores que se cometen es provocar un entusiasmo forzado. Uno no elige sus pasiones; las pasiones lo eligen a uno, y ésta es la mía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *