La quiebra de Gionee no tiene vuelta atrás: sus patentes se venderán desde 3.000$

Hace apenas unos meses os contábamos la grave crisis financiera que atravesaba Gionee, un conocido fabricante asiático que, por culpa de algunas malas decisiones y el frenético ritmo de vida llevado por su CEO a costa de la empresa, se había visto en un agujero del que finalmente nunca pudo salir; viéndose obligados a declararse en bancarrota.

Los intentos de esta compañía parecen haber sido en vano, ya que la deuda actual acumulada con sus acreedores asciende a tal punto que, finalmente, la situación ha terminado como la mayoría imaginábamos finalmente. Cesarán su actividad y venderán gran parte de sus activos para hacer frente a todos los pagos pendientes.

No hay vuelta atrás. Este fabricante se ha declarado en bancarrota y ha anunciado su decisión de cesar su actividad para abonar todas sus deudas. Su prioridad ahora es afrontar los pagos pendientes, y para ello esconden varios ases bajo la manga; incluyendo la venta de todas sus patentes con el objetivo de obtener activos con los que finiquitar sus deudas.

De hecho, Gionee se ha retrasado con los pagos administrativos, acumulando actualmente una deuda que asciende a unos nada despreciables 30 millones de dólares; y este es únicamente el importe que se debe a los acreedores.

Para revertir esta situación, la compañía venderá todas sus patentes en una subasta dónde podremos adquirir el diseño de uno de sus teléfonos por 3.000 dólares. Dependiendo de la patente por la que queramos pujar, el precio de salida variará, y éste aumentará si hay muchos usuarios o empresas interesados en hacerse con él.

Es una lástima que un fabricante como Gionee haya terminado así, y más cuándo su acogida en algunos países asiáticos era muy positiva. La mala gestión han sido los clacos de su ataúd, sólo esperamos que sus trabajadores puedan encontrar otros empleos lo antes posible.

Borja Vivas

Entusiasta de la informática, luchando por hacerse un hueco en la red poniendo en marcha todos los proyectos que había pensado durante años. ¡Voy a por ello!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *