¿Por qué fracasó Windows Mobile? Un antiguo empleado de Nokia da sus razones

Microsoft se ha mostrado arrepentida al dejar que Android e iOS los vencieran por goleada en el mercado de la telefonía. Prueba de ello es el estrepitoso fracaso de Windows Mobile, una versión para smartphone de este sistema operativo que, pese a sus numerosos esfuerzos por conseguir hacerle un hueco en el mercado, nunca consiguió triunfar.

Los motivos que terminaron hundiendo este sistema operativo han sido tema de conversación durante varios años. Siempre se ha culpado a un lanzamiento tardío y un catálogo de apps muy limitado que no parecía crecer, pero la realidad sería muy distinta. O eso asegura ahora un antiguo trabajador de Nokia quien, en pleno 2019, ha decidido salir a la palestra enumerando las que, al menos para él, son las claves del fracaso de este sistema operativo.

En unas declaraciones realizadas en Reedit, este antiguo ingeniero de los finlandeses apunta como primera causa el ignorar el potencial de Google y sus aplicaciones. Desde Mountain View no supieron valorar como iban a crecer servicios como Gmail, Maps o Youtube; apps muy populares ya por entonces que, lógicamente, no tenían cabida en el SO de Windows.

Según este extrabajador, tampoco ayudó el momento escogido para su anuncio. La explicación arrojada es que, junto a Windows Mobile, también se anunció Windows 8; una versión para ordenadores y tablets que no tuvo muy buena aceptación entre el gran público.

Lo que muchos usuarios no entendieron es que este sistema operativo para teléfonos móviles no tenía ninguna relación con Windows 8. Ambos tenían equipos de desarrollo totalmente independientes, aunque no fue suficiente para evitar que asociaran ambos; ensuciando así la imagen de su propuesta para el sector móvil.

Tampoco ayudó la política de Microsoft con sus servicios. Los de Bill Gates estaba enfocándose a usuarios con un alto poder adquisitivo, a quienes cobraba por utilizar apps y servicios que los de la gran G ofrecían gratis. Una política muy agresiva que, lógicamente, tampoco ayudó a la hora de establecer su sistema operativo en el mercado de la telefonía.

Para terminar, y como todos sabemos, los esfuerzos por hacerse un hueco en el sector llegaron en un momento dónde Android e iOS ya dominaban el mercado. El trabajo realizado durante la unión entre Microsoft y Nokia, según su criterio, fue bueno; aunque era demasiado tarde.

El final de esta historia lo conocemos todos. El fracaso de Windows Mobile fue tal que sus creadores decidieron abandonar el proyecto por completo. Por ahora este SO sigue teniendo soporte por parte de Microsoft, pero no será por mucho tiempo, siendo en diciembre de 2019 cuándo echarán el cierre definitivamente.

Borja Vivas

Entusiasta de la informática, luchando por hacerse un hueco en la red poniendo en marcha todos los proyectos que había pensado durante años. ¡Voy a por ello!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *