Resistente sí, pero a los teléfonos con pantalla plegable todavía les queda mucho por recorrer

A los teléfonos con pantalla plegable todavía les queda mucho para asentarse en el mercado. Y es que a día de hoy sólo un fabricante ha sido capaz de sacar un modelo a la luz, y no es precisamente Samsung o Huawei. Este privilegio se lo llevó Royole, una marca de origen asiático que nos sorprendió el pasado mes de abril con su teléfono en plena polémica creada por el Samsung Galaxy Fold.

Pero, este diseño ¿es realmente resistente? ¿O es tan débil que al más mínimo movimiento termina rompiéndose? En el canal JerryRigEverything hemos podido echar un ojo a la capacidad que tiene este dispositivo para aguantar las torturas a las que se le somete. Y el resultado es, cuanto menos, descorazonador. Y es que, a pesar de que nos lo imaginábamos, nos ha sorprendido bastante.

El vídeo comienzo con el unboxing del terminal, donde vemos que junto al teléfono nos encontramos con un cargador tipo C y unos auriculares adaptados a ese conector. Algo que no se aleja de lo que puede tener cualquier otro modelo de la competencia. Aunque cuando vemos ese dispositivo de casi 8 pulgadas de diagonal nos centramos completamente en él por su elegancia.

Y es que es así. Físicamente, el Royole FlexPai es un teléfono muy atractivo a la vista, pero que pierde esa característica a medida que vamos viendo las diferentes pruebas. La primera de ellas llega tras comprobar la facilidad del software para adaptarse al tamaño, según lo tenemos plegado o no. Incluso cambio de lado si tenemos delante uno o el otro, algo destacable que no podemos olvidarnos.

No obstante, la escala de Mohs echa un poco de tierra sobre este tejado, demostrándonos que para conseguir este diseño no podemos esperarnos un cristal como pantalla. Por lo tanto, las primeras marcas no aparecen en el nivel 6 o 7, sino en el 2. Escalón en el que se confirmaría el plástico para este componente tan llamativo. Lo que hace que se queden los arañazos más fácilmente, haciendo que su funcionamiento pueda verse perjudicado.

Aunque nos gusta ver que para el resto del cuerpo hayan recurrido a los materiales habituales de la gama alta. Así como el cristal para proteger el borde en el que se encuentra la cámara, o el aluminio que rodea el dispositivo. Incluido el lugar en el que han ubicado el lector de huellas. Éste no parece verse perjudicado por mucho que se quede rallado por una punta cualquier de gran nivel.

Al tener ese acabado en plástico, era de esperar que el resultado con un mechero no haya sido satisfactorio. Viendo cómo los píxeles afectados se quedan totalmente inservibles, consiguiendo que la pantalla tenga algunas dificultades para funcionar. Lo que tampoco nos coge de sorpresa porque esto era lo que cabía esperar en vista de los materiales que se han escogido para su fabricación.

Pero la prueba de fuego la vemos al final del vídeo. Donde este youtuber, muy a su pesar, se arriesga a doblar el teléfono hacia el lado contrario. Lo que hace que el dispositivo tarde en romperse. Finalmente, comprobamos que, a pesar de ver cómo el pliegue ya no es lo que era, la imagen de la pantalla sigue funcionando. Y eso que vemos varios intentos para que ésta se rompa.

No es hasta el final cuando oígmos el clack correspondiente que precede a esa rotura del componente por completo. Sin duda, un resultado que ya nos esperábamos y al que le hace falta mucho por mejorar. Sólo deseamos que Samsung y Huawei hayan recurrido a otros refuerzos y este final trágico no sea el mismo, o van a tener que cambiar mucho las cosas para que éstos teléfonos lleguen a ese éxito que tanto están esperando.

Nerea Cova

Uno de los mayores errores que se cometen es provocar un entusiasmo forzado. Uno no elige sus pasiones; las pasiones lo eligen a uno, y ésta es la mía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *