“No se están respetando los acuerdos”, Huawei otra vez en el punto de mira de EEUU

Huawei se despertó un día de golpe con la noticia del veto impuesto por Trump, una situación que llevó a la compañía al límite por no poder hacer negocios con empresas estadounidenses. Pero en la cumbre del G20 celebrada en Osaka a finales del mes de junio, los gobiernos de ambos países se reunieron para pactar una posible tregua comercial. Lo que terminó llegando con algunas anotaciones.

Uno de los detalles a destacar en este acuerdo pasaba por unas licencias que Estados Unidos debe facilitar a las compañías para poder hacer negocios con Huawei. Una decisión que éstos debían aceptar, a pesar de no estar del todo de acuerdo. Pero las cosas no parecen haber ido demasiado bien para ninguna de las dos partes, y esas otorgaciones se han tenido que posponer indefinidamente.

De la noche a la mañana, Huawei se ha convertido en una de las marcas de referencia dentro del sector de la telefonía móvil. Y es que su segunda posición en el mercado global hace que confiemos en su gran capacidad para lanzar dispositivos de calidad. Aunque no todo tenía que ser tan fácil como nos pensábamos. Y los problemas llegaron en cuanto Estados Unidos decidió que eran peligrosos para la seguridad nacional del país.

De esta forma, se impuso un veto para que las empresas de este país no hicieran negocios con ellos. Lo que llevó a compañías como Google o Qualcomm a abandonarlos a su suerte, sabiendo que esto podría suponer el final de Huawei como fabricante de smartphones. Pero en junio, se cerró un acuerdo entre los presidentes de ambos países dejando claros cuáles iban a ser los siguientes pasos.

Uno de estos hablaba de unas licencias que debería otorgar EEUU para que las empresas de dicho país pudieran hacer negocios con Huawei. Además de que China tendría que aumentar las compras a los agricultores estadounidenses. Un mes después desde este acuerdo, Trump considera que no se está respetando este acuerdo, y su Departamento del Tesoro acusó al país de manipulador de divisas. Y es que a partir del 1 de septiembre existirán nuevos aranceles del 10% a 300 000 millones de dólares de las importaciones chinas.

El gobierno de Estados Unidos lo tiene claro, y pienso actuar en consecuencia. De hecho, el secretario de Comercio ha desvelado que tiene 50 solicitudes de compañías de su país pidiendo esas licencias, y asegura que éstas se quedarán pendientes de revisión hasta nuevo aviso. Aunque hay que estar atentos para ver cuál será su siguiente paso. El propio Trump ha confirmado que el problema con China no tiene nada que ver con Huawei, por lo que podría no verse perjudicado.

Nerea Cova

Uno de los mayores errores que se cometen es provocar un entusiasmo forzado. Uno no elige sus pasiones; las pasiones lo eligen a uno, y ésta es la mía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *