Resistente sí, pero el Galaxy Note 10+ 5G no es precisamente fácil de reparar

Ayer mismo estuvimos hablando de la resistencia que tenía el nuevo Samsung Galaxy Note 10+ 5G frente a los golpes que se pueda llevar a lo largo de un día normal. Un test que pasaba con muy buena nota, salvo por el S-Pen que se partía en dos con demasiada facilidad. Aunque todo esto no significa que las cosas le vayan tan bien a esta generación de smartphones de alta categoría.

En iFixit han hecho unas pruebas inversas para poder descubrir cuán fácil es de reparar. Un test que no siempre termina siendo favorable para el fabricante de teléfonos. Y en esta ocasión, los surcoreanos no se quedan precisamente con muy buen sabor de boca. Sino que vemos cómo terminan suspendiendo este examen de cara a una posible reparación cuando falle algo.

Estas pruebas nos han llevado muchas veces a descubrir si el fabricante ha hecho un buen trabajo a la hora de la fabricación o no. Y es que, si es difícil de reparar, el usuario lo tendrá más complicado si quiere cambiar algún componente por su cuenta. Pero también, es un problema porque los precios que ponga la compañía podría elevarse por esa dificultad tan grande.

Y en iFixit quieren acabar con esto y valoran todos los aspectos mientras despiezan los dispositivos que pasan por sus manos. Siendo su última víctima ese Samsung Galaxy Note 10+ 5G que hemos mencionado al principio. Terminal de gama alta que, pese a contar con una resistencia increíble, no es del todo fácil de reparar, y en la web han querido demostrarlo poniéndoles un 3 sobre 10.

¿En qué se han basado? Muy simple. Lo primero a destacar es que, para poder acceder a componentes tan comunices como lo son la batería o la pantalla, hay que realizar un desmontaje completo del teléfono. Lo que supone un gran riesgo. Además, no podemos olvidarnos de su tapa de cristal trasera, la cual es demasiado frágil a la hora de desencolarla.

Este examen se ha hecho en la versión Plus con 5G, pero suponemos que la fabricación ha sido la misma en todas las variantes. Por lo tanto, ya podemos decir que esa resistencia de la que presumían en un vídeo, queda invalidada con este suspenso. Veremos qué ocurre cuando los usuarios empiecen a ver esos fallos y tengan que recurrir al servicio de postventa para la reparación. Nos sorprenderemos entonces cuando veamos los precios de cada uno de los componentes.

Nerea Cova

Uno de los mayores errores que se cometen es provocar un entusiasmo forzado. Uno no elige sus pasiones; las pasiones lo eligen a uno, y ésta es la mía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *