Huawei respira tranquilo: ARM seguirá dándoles su tecnología CPU a pesar de la prohibición

Huawei está atravesando momentos muy difíciles. Esa conocida disputa que mantienen desde hace meses terminó materializándose en forma de sanción, prohibiendo a este fabricante adquirir esa tecnología de empresas estadounidenses que tanto necesitan. Aunque parece existir algo de esperanza para una situación cada vez más agónica.

Una gran cantidad de los componentes que forman sus teléfonos proceden directamente de compañías con sede en EE.UU. La inmensa mayoría podría ser sustituida por alternativas creadas en otros lugares, pero la tecnología de ARM era clave para poder seguir creando los procesadores propios que incluyen en la mayoría de sus teléfonos. Una empresa afincada en el país de las oportunidades que, al parecer, seguirá trabajando con esta firma asiática.

Durante las últimas declaraciones realizadas por ARM, aseguran que han tomado la decisión de seguir suministrando su tecnología a Huawei; y no precisamente saltándose la prohibición impuesta por Estados Unidos. Están comprometidos con cumplir la ley, pero según aseguran sus portavoces, esta tecnología no fue creada en suelo estadounidense.

Al parecer, tras una extensa revisión de la situación, sus expertos han determinado que la tecnología que deben proporcionar a este gigante de las telecomunicaciones para dar vida a sus chipsets está creada en Reino Unido. Sus declaraciones al respecto son las siguientes:

Los v8 y v9 de ARM son tecnología de origen británico. ARM puede proporcionar soporte a HiSilicon para la arquitectura v8-A, así como para la próxima generación de esta arquitectura, tras una revisión exhaustiva de ambas arquitecturas, que se ha determinado que son de origen británico.

Todo asegurando estar operando bajo la ley:

ARM está en comunicación activa con los funcionarios del departamento con respecto a cualquier soporte a nuestro socio HiSilicon, y seguimos confiando en que estamos operando dentro de los parámetros de esas directrices.

Sin duda, se tratan de unas declaraciones muy esperanzadoras, y más teniendo en cuenta que un futuro sin ARM no sería viable en ningún aspecto. Está claro que Huawei podrá seguir confeccionando esos procesadores que, en un principio, serán quienes den vida a todos los teléfonos bajo su sello que están por venir durante los próximos meses.

Borja Vivas

Entusiasta de la informática, luchando por hacerse un hueco en la red poniendo en marcha todos los proyectos que había pensado durante años. ¡Voy a por ello!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *