Huawei y LZPlay: esa app para instalar servicios de Google que llegó para irse… y con polémica

Los nuevos Huawei Mate 30 y Mate 30 Pro siguen dando que hablar incluso tras pasar varios días desde su lanzamiento. Ambos dispositivos llegaban en torno a una gran polémica tras conocerse que integrarían una versión de Android sin Google, decisión tomada tras el veto impuesto por EE.UU. que, pese a ser una barrera para sus ventas, no dudaron en aplicar.

La solución parece sencilla, pero muchos usuarios dependen a diario de los diferentes servicios incluidos por Google en este sistema operativo; y son conscientes de ello. De hecho, parece que Huawei había escondido una puerta trasera en sus dos nuevos buques insignia capaz de facilitar su instalación. Una propuesta descubierta por el creador de Magisk que, debido a la expectación mediática generada, parece haber desaparecido.

Nos referimos a una app llamada LZPlay. Ésta permitía instalar los Google Mobile Services al completo y disfrutarlos como si de un teléfono licenciado por Google se tratase, siendo necesario únicamente descargar dicha aplicación y hacer un par de clics para iniciar el proceso.

Realmente hasta aquí no hay nada extraño, y más teniendo en cuenta que otros fabricantes asiáticos utilizan propuestas similares. Lo curioso llega cuándo, revisando sus permisos, se puede ver como LZPlay tiene una serie de APIs para gestión de archivos, más conocidos por profesionales como MDM, que suelen usar empresas para controlar los dispositivos de sus empleados, instalar determinadas apps… y que en este caso permiten instalar determinadas aplicaciones en el sistema en lugar de la partición destinada al usuario.

Curiosamente, estos permisos no aparecen listados en la documentación que Huawei ofrece al publico y desarrolladores. Por si no fuera suficiente, para utilizar estos el desarrollador debe firmar diferentes acuerdos legales y pasar una revisión exhaustiva de Huawei. Una afirmación donde se prueba que este fabricante era consciente de la existencia y utilidad de LZPlay.

La presencia de esta puerta trasera, junto al estricto proceso de verificación para poder acceder a la misma, dejan a la vista que Huawei era consciente de su existencia. Pese a ser algo permitido por este gigante de las telecomunicaciones, su salto a los medios durante las últimas horas ha hecho que LZPlay no sólo haya desaparecido por completo, sino que también ha dejado de funcionar por completo incluso a quienes tenían dicha app en sus teléfonos.

Según el creador de Magisk, las dos únicas explicaciones lógicas pasan por, o bien que Huawei haya decidido revocar la firma, o bien por la decisión de quienes crearon esta app de deshabilitar el acceso a la API remotamente. En ambos casos esta app dejaría de funcionar por completo tal y como ha ocurrido en esta ocasión.

Por si no fuera suficiente, SafetyNet, esa serie de servicios y APIs que identifican problemas de seguridad en el Android de Google, han comenzado a marcar los Mate 30 y Mate 30 Pro como una potencial amenaza; haciendo que estos no pasen sus diferentes pruebas.

Esto no significa que usar estos teléfonos vaya a comprometer nuestra seguridad, pero son muchas las apps que no funcionan en teléfonos no aprobados por SafetyNet. Desde apps de bancos a la propia Google Play Store impiden su uso en dispositivos que no pasen las pruebas.

Veremos como acaba esta situación, aunque la cosa no pinta muy favorable para Huawei y su futuro el mercado de la telefonía móvil. Al menos no tal y como han querido plantearlo con el lanzamiento de sus nuevos Huawei Mate 30 y Mate 30 Pro.

Borja Vivas

Entusiasta de la informática, luchando por hacerse un hueco en la red poniendo en marcha todos los proyectos que había pensado durante años. ¡Voy a por ello!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *