Samsung echa el cierre de la última fábrica que les quedaba en China

China ha sido durante mucho tiempo la cuna de muchos productos, tanto tecnológicos como de los que no lo son. Y es que allí los costes de fabricación han sido siempre muy bajos tanto por salarios como otros conceptos igual de importantes. Pero las cosas han ido cambiando, y ya hemos visto que algunas de esas compañías se están buscando otras alternativas aún más económicas todavía.

De esta forma, nos encontramos con que países como Vietnam o India se están llevando todos los beneficios de aquellos que huyen de China para mejorar sus condiciones. Y el último en hacerlo ha sido Samsung, quien ha cerrado de forma definitiva la última fábrica que les quedaba abierta en territorio chino. Lo que también parece que vamos a encontrarnos con la de Austin.

Permanecer en un mismo sitio no es sencillo, y es que siempre vamos a ver mejores ofertas de las que tenemos en la actualidad. Lo hacemos en nuestro día a día con las compañías de teléfonos, o cualquier otro de los servicios que necesitamos en nuestra vida cotidiana. ¿Por qué no puede ocurrir lo mismo entre los fabricantes de smartphones? Al fin y al cabo, también buscando abaratar costes.

Samsung lleva haciéndolo un tiempo abriendo nuevas fábricas en países emergentes como Vietnam o India, dejando todavía algunos recursos en suelo chino. Pero nada es permanente, y la última que se encontraba en este país asiático cierra sus puertas siguiendo los pasos de la que cesó el pasado mes de junio en Huizhou. Dejando todo el ensamblaje y producción en Vietnam e India.

La idea principal que baraja la compañía es la de reducir los costes, aunque no tenemos muy claro si este movimiento terminará por ofrecerles una menor producción. Lo que tampoco es seguro del todo es qué ocurrirá con Austin. Ya que aquí es donde personalizan actualmente los núcleos de los chips Exynos. Aunque hay rumores de que ésta fábrica también terminará echando el cierre.

No hay duda de que, el que no corre vuela. Las cosas se van moviendo y este no será ni el primero ni el último movimiento que nos sorprenda de Samsung al respecto. Veremos qué les depara el futuro y si su intención es tan buena como realmente parece o, de lo contrario, tendrán que esforzarse algo más en conseguir esa reducción de costes que parecen estar buscando.

Nerea Cova

Uno de los mayores errores que se cometen es provocar un entusiasmo forzado. Uno no elige sus pasiones; las pasiones lo eligen a uno, y ésta es la mía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *