Una sentencia obliga a Sony a hacerse cargo de los daños por agua en algunos de sus terminales

Durante el año 2012 Sony consiguió convertirse en el primer fabricante en incluir protección frente a agua en uno de sus dispositivos, concretamente una protección IP56 no muy grande pero que garantizaba que el teléfono soportaría un chapuzón en caso de accidente.

El problema fue que cuando llegó el primer terminal con esta protección, Sony lo anuncio como un dispositivo resistente al agua, lo que provocó que muchos usuarios pusieran a prueba esta función sumergiéndolo, algo que provocó que muchos dispositivos se dañaran.

(más…)

+